lunes, 31 de octubre de 2011

Andalucía no es tan sólo un olé

Andalucía posee una imagen única. Está caracterizada por una fuerte cultura inimitable que se descubre y disfruta en cada uno de sus muchos y bonitos rincones. Está demostrado que esta gran tierra enamora a quien la pisa y que desborda inumerables tópicos que llegan a representar a toda España.

Cuentan que Andalucía es una comunidad autónoma alegre, simpática, divertida, tranquila... La verdad es que no es todo positivo porque siempre, en cualquier cosa, hay algo negativo. No obstante, quién no ha escuchado alguna vez frases típicas como: “que buena gente hay en Andalucía”, “Los Andaluces son muy tranquilos” o “Qué le gusta una fiesta a esta tierra”. La imagen que se tiene de esta Comunidad Autónoma está cargada de tópicos, tanto positivos como negativos, pero eso sí, una imagen bastante fija. Según una encuesta realizada en Cataluña, Galicia, País Vasco, Madrid y Valencia, por el Centro Andaluz de Diseño conocido con el nombre de Surgenia, Andalucía es la Comunidad Autónoma que resulta más agradable y afin a todo el mundo. En la encuesta se dice que Andalucía es acogedora, alegre, tranquila, cercana, de relación cómoda, pero también se expresa que su gente es exagerada, frívola, superficial, poco leal en la amistad y vaga.

Los andaluces no son conscientes de la gran fuerza cultural y de imagen que posee esta tierra tanto dentro de España como fuera de ella. A pesar de los acontecimientos históricos y políticos, la potencial imagen de la cultura de Andalucía ha rebasado fronteras. Cualquier persona que viaje fuera de España se podrá dar cuenta fácilmente que a grandes rasgos la imagen que se da de España es el vino; sin embargo, el vino que se vende es el andaluz, el fino de las tierras jerezanas.

Además las guitarras flamencas, los caballos andaluces e incluso adentrándose en el terreno de la música observamos como los rasgos más característicos de la tierra andaluza son los que se apegan a la imagen que da España al resto del mundo.

Y es que, realmente, si quitásemos todos estos iconos andaluces a la imagen española, este país no sería casi nada. ¿Qué sería de España sin el distintivo traje de flamenca, que todos los extranjeros se llevan de recuerdo cuando vuelven a sus casas? Es además ese traje propio de Sevilla casi el único que no está en museos sino que está vivo. Cada año millones de sevillanas lo lucen por las calles de su ciudad en una fiesta que año tras año no pierde su viveza. El traje de flamenca avanza con los años y se va modernizando y adptando con el tiempo. Está vivo, igual que Andalucía y su gente. Esta Comunidad Autónoma puede ser tanto moderna como conservadora e incluso es capaz de potenciar y alzar sus costumbres.

Los andaluces son envidiables por su gran simpatía y desprender arte por doquier, sin embargo esto no significa que todos los habitantes de esta tierra sean así. Sí es cierto que existe gente con una personalidad chistosa y risueña pero también es verdad que este tipo de personas las podemos encontrar también fuera de Andalucía. Las cálidas tierras del sur, las fiestas y ferias, las siestas, las bromas y los chistes han enamorado a gran parte del mundo, pero hay que cuidar estos iconos que pueden en ocasiones ser dañinos.


La imagen de Andalucía está repleta de tópicos y hay que luchar contra ellos, sobre todo contra los negativos que dan una imagen irreal de esta tierra y hacen daño a los individuos que viven en ella. Hay que ejercer el andalucismo y defender a esta tierra combatiendo estos tópicos dañinos que construyen una imagen falsa de Andalucía. Esta salerosa tierra debe evitar que le excluyan por esos motivos que antaño se crearon a mala conciencia ya que Andalucía no excluye a nadie sino que todo lo que hace quiere que “sea por Andalucía libre, España y la Humanidad'.

3 comentarios:

Buenaventura dijo...

Gracias a Abel, un compi del Feisbuk he llegado a este blog. Me encanta que la gente luche contra los tópicos. Yo no vivo en Andalucía, pero llevo mi ese trocito de tierra con orgullo por donde voy.

Me ha gustado lo que he leído y me gusta que haya gente que luche contra esos malditos tópicos que a veces son casi imposibles quitárnolos de encima.

José Enrique Sánchez Martínez dijo...

Felicidades... los tópicos, historia, y las costumbres sin las cuales éste país no sería nada.

Un beso MariCarmen! Gran Labor.

Maquita dijo...

Me ha encantado esta entrada , pero..tienes que decirme como has puesto eso para que te sigan en twitter en tu blog , yo tambien lo quiero jajajajaja